En 20 años la mitad de los españoles será miope

La MIOPÍA es un defecto refractivo común entre niños y jóvenes, que suele aparecer en edad académica y progresa hasta la edad adulta, y que está atravesando un crecimiento «exponencial» ya que, en 2010 un 28% de la población mundial era miope, y en 2050 el 50% de la población mundial será miope por el «exceso» del uso de la visión de cerca.

El exceso de visión próxima provoca una miopización progresiva de la sociedad (no ver bien de lejos), ya que utilizamos poco la visión de lejos. Tanto para el ocio como para las responsabilidades escolares y laborales, pasamos la mayor parte del tiempo en espacios cerrados, con luz artificial y usando dispositivos móviles y otras pantallas, lo que favorece la aparición de miopías.

Siempre se ha apuntado a la genética como principal causa de la miopía aunque, cada vez más, se barajan algunos factores ambientales (que tienen que ver con la vida diaria de la persona y con sus costumbres) que pueden actuar como desencadenantes de este defecto en la visión.

Los especialistas que defienden la teoría de los elementos medio ambientales sostienen que pasar demasiado tiempo expuestos la luz artificial durante la edad de crecimiento puede favorecer la aparición de la miopía.

La principal preocupación para los expertos es que al aumentar el número de personas con esta patología aumentará, lógicamente, el de los grandes miopes. Los que tienen más de ocho dioptrías. Este grupo, que ahora representa el 2% del total, tiene un mayor riesgo de situaciones que potencialmente causan ceguera y discapacidad visual.

Las mejores medidas para proteger a las nuevas generaciones pasan por animar a los niños a jugar en el exterior, y reducir las actividades en cerca, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de tener miopía. Por lo menos, lo ideal es compensar, si pasa por ejemplo 2h haciendo tareas de visión próxima, debe pasar otras 2h jugando en exterior (pasear, montar en bici, ir al parque, etc)

También hay estudios que evidencian que al jugar en el exterior la miopía infantil puede progresar a un ritmo más lento. Los expertos creen que esto tiene que ver con el hecho de que los niveles de luz en el exterior son mucho más altos que en el interior.

Porque pasar mucho tiempo enfocando la vista en objetos muy cercanos, como leyendo, escribiendo o usando dispositivos portátiles como teléfonos, tabletas o ordenadores aumenta el riesgo de desarrollar miopía.

Desde A Óptica de Ana recomendamos seguir las recomendaciones citadas anteriormente y realizar exámenes visuales anuales para prevenir y hacer seguimiento de cualquier problema en la visión.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuaria/o. Si continuas navegando estás aceptando la política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies